Darse la vuelta (VCE)

Estamos a tres semanas, como mucho, para que Aran ya esté con nosotros. Lo sentimos como si ya estuviera con nosotros porque seguimos haciendo planes con sus dos hermanos y preparando su llegada. Estamos con mucha ilusión.

Pero no todo viene de cara. Desde la primera ecografía Aran viene de nalgas y eso se cruza con nuestro deseo de que sea, su llegada, con parto natural. Después de probar casi de todo (piscina, movimientos, moxa,…) llegó la semana 36. En esta semana se puede intentar una VCE (versión cefálica externa), que consiste en poner al bebé boca abajo y encajado con la cabeza en la pelvis con una maniobra externa. Es decir, manipulando la barriga con las manos. En caso que no tenga éxito la mayoria de veces no se practica el parto de nalgas y acaba en cesárea programada o de urgencias.

Para poder hacer una VCE son necesarios unos requisitos que cumplíamos: semana 36 o más, indicadores de contracciones y del bebé correctos, líquido amniótico suficiente y tamaño del bebé normal (no muy grande).

Así, el jueves pasado nos practicaron la maniobra. Después de programar la VCE (que se programa de urgencias), y del ingreso, se induce una medicación vía intravenosa para relajar el útero. Una vez el útero relajado y comprobados los indicadores, se realiza la maniobra. En nuestro caso se dió con éxito! Fue increíble ver como en cuestión de menos de un minuto, el bebé paso de estar de nalgas a estar con la cabeza en la pelvis. Unas tres horas de ingreso en urgencias para un minuto de maniobra. Ahora toca mucha pelota, caminar, y… esperar a que Aran no quiera volver a girarse y se encaje definitivamente.

Ya queda menos!

1 Comentario

  1. […] La primera visita ya fue todo amor. Sara nos recibió con un abrazo y con mucho interés por conocernos. Ya nos dijo que debía conocernos bien para poder acompañar nuestro proceso mejor. Nos encantó. No sólo por el valor humano y la gestión emocional, también por todo lo que nos decía que la validaba como una persona con grandes conocimientos profesionales. En todo momento manifestó que confiaba en que Aran se daría la vuelta y que podrían acompañarnos en el proceso. Nos dio muchas orientaciones y “deberes” para hacer: moxibustión, ejercicios varios, … Los seguimos con más ilusión que éxito. Finalmente, conseguimos que nos hicieran una versión cefálica externa (VCE) en que Aran quedó bien colocado, ya hasta el nacimiento final. Sobre ésto ya hice una entrada en el blog. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *