camina

La importancia de que el centro de la vida familiar no sea… ¡la pantalla!

Pese a que en la gran mayoría de los hogares, por no decir en casi todos, la televisión ocupa el lugar más importante de la casa y centra la atención de todos de la mañana a la noche, existen escasos estudios que investiguen la relación entre rendimiento académico y uso de pantallas (videojuegos y televisión). En un estudio de Badia et al (2015) se encontró que existe una relación entre el tiempo que se pasa viendo la televisión y el rendimiento académico (en una muestra de 711 estudiantes de 6 a 13 años de Cataluña y Baleares). Los estudiantes que más televisión consumían obtenían peores resultados de manera significativa en comparación con sus homólogos que menos televisión consumían.

Por otro lado, múltiples son los estudios que relacionan agresividad y violencia con el consumo de «pantallas» inadecuadas para las necesidades y edades de los niños y niñas. Un ejemplo de ello (Dávila de León et al, 2018) revisan la exposición de los niños a violencia en televisión durante los años 2000, 2005 y 2012 en que concluyen que la regulación no es efectiva y los menores siguen expuestos a una gran cantidad de violencia o de contenidos inapropiados. Otras muchas consecuencias se derivan de ello, pero eso ya es un tema de un análisis más exhaustivo.

Y ahí entra la necesidad de que las familias le den la importancia que merece. Si no queremos que sean los programadores de las cadenas televisivas los que decidan qué consumen nuestros hijos e hijas la solución es fácil: no les demos ese poder. Una solución puede ser retirar el televisor del lugar más importante del hogar. Éste suele ser la sala de estar o la cocina. También se puede optar por eliminar la presencia del televisor en casa ya que en el presente el consumo de televisión está variando de manera radical por una autoregulación mayor en los medios digitales. El usuario es quien decide y no el programador de turno. Que nuestros hijos e hijas quieran comprar los cereales que les gusten y no los que regalan tal juguete que vieron en televisión.

Otro aspecto clave es el modelo. Si nosotros encendemos el televisor nada más despertarnos, nuestros pequeños aprenden de ello. Si nosotros leemos al llegar a casa, nuestros pequeños aprenden de ello. La decisión es nuestra. Las familias tenemos más poder del que creemos. Dejar las pantallas para el fin de semana, por ejemplo, abre un mundo de posibilidades y creatividad inmensa. Un regalo de huecos de tiempo para llenar en familia.

¿Os atrevéis a intentarlo?

REFERENCIAS:

Badía Martín, M.d.M., Clariana Muntada, M., Gotzens Busquets, C., Cladellas Pros, R. y Dezcallar Sáez, T. (2015). Videojuegos, televisión y rendimiento académico en alumnos de primaria. Píxel-Bit. Revista de Medios y Educación, 46, 25-38.

MC Dávila de León, JC Revilla Castro, C Fernández-Villanueva (2018): “Más allá de la mera exposición: Violencia en televisión en horario protegido”. Revista Latina de Comunicación Social, 73, pp. 352 a 368.

 

camina

Los retos actuales de los docentes

Con el nuevo curso escolar que apenas se acaba de comenzar se acompañan toda una serie de retos para los docentes que muy bien nos pueden adentrar en el que será la educación del siglo XXI. Los últimos estudios en ciencias de la educación y más concretamente en las neurociencias nos están esclareciendo, cada vez más, como aprende el cerebro de los niños, pero también de los adolescentes y de los adultos. Los docentes tienen que repensar su tarea adoptando estas nuevas premisas que año tras año se van implementando con éxito.

Por otro lado el contexto variable e imprevisible a veinte años vista nos obligan a desarrollar aprendizajes y competencias para la sociedad de un futuro por esclarecer. Esta futura sociedad sabemos que tendrá que ser flexible, empática, cooperativa, ágil y entusiasta para que sea capaz de adaptarse y dar soluciones a este entorno cambiante y con retos que hoy nos sueño totalmente desconocidos.

Así, uno de estos grandes retos es continuar el empujón de los movimientos de renovación pedagógica que hace años que se van tejiendo y que cada vez cogen más empuje con diferentes iniciativas. Los y las docentes no pueden estar al margen de estos movimientos pero tampoco las instituciones educativas. Para conseguirlo hace falta que los docentes actúen con rigor y evaluando con firmeza cada paso hecho para continuar esta tarea iniciada. Así se podrá conseguir hacer buena difusión de las nuevas y buenas prácticas educativas sin sesgos y dudas de su validez por aquellos quien siempre pueden manifestar la natural resistencia al cambio.

 

IMG_4257
Fotograma película «Across the universe»

Estos movimientos centran los retos principales en la consolidación y la generalización de los “siete principios del aprendizaje” a todo el sistema educativo, pero también a toda la sociedad. Estos siete principios han sido estudiados y ratificados por gran cantidad de estudios científicos que prácticamente nadie ya pone en entredicho y estos son:

1.el centro del aprendizaje son los alumnos -no la instrucción-, que tienen que ser conscientes de su rol;
2. el aprendizaje es de naturaleza social, o sea, sobre todo cooperativo;
3. la motivación y las emociones son parte integral del aprendizaje;
4. el aprendizaje tiene que tener en cuenta las diferencias individuales que hay en cada uno de los niños, incluido el conocimiento previo;
5. el esfuerzo de los estudiantes es clave para el aprendizaje, evitando la sobrecarga, la monotonía, y el miedo;
6. la evaluación continua favorece el aprendizaje, y tiene como objetivo que los estudiantes se regulen autónomamente;
7. aprender es construir conexiones horizontales, superando la división entre disciplinas y a través de acciones globales enfocadas a las competencias para la vida.

Dumont, H.; Istance, D. y Benavides, F. (2010) TheNature of Learning. Using research tono inspiro practice (2010) pp.318-326. OECD.

Estos siete principios marcan el reto de cambio educativo ya iniciado y que ha venido para quedarse. Cada principio implica un cambio radical del sistema educativo: rol del docente y del alumnado, estructuras y organizaciones de centros educativos, horarios, políticas educativas, ectètera. Desde la educación infantil hasta la formación continuada a la vida adulta pasando por los estudios universitarios.

Y estos siete principios se tienen que acompañar del que supone ser docente en un contexto tan cambiando donde las nuevas tecnologías avanzan a un ritmo vertiginoso, la complicidad y acompañamiento de las familias es clave, y necesitamos políticas educativas decididas que potencien la disminución de las diferencias socioculturales y socioeconómicas en pro de una equidad más que necesaria en el presente pero más todavía en el futuro.

camina

«No lo cojas, que lo vas a mal acostumbrar» y otras falsedades que te dicen cuando tienes un bebé.

¡Qué bebé más bueno! Qué bien se porta, ¿no? ¡He visto que tu bebé llora muy poco! Que bueno te ha salido el bebé, ¡qué suerte! Son algunos de los comentarios que se pueden escuchar. Pero no son los únicos. Cuando has tenido un bebé llueven los comentarios cuando vas por la calle, cuando vas a un restaurante o a tomar algo a una terraza, cuando te sientas en el banco de un parque con él en brazos, etcétera. Los comentarios son de todo tipo; positivos y negativos. Es curioso como la presencia de un bebé facilita la comunicación con extraños. La busques o no.

Pero esos no son los únicos comentarios que caen. A menudo caen otro tipo de comentarios por parte de familiares y amigos que no siempre están de acuerdo con vuestra manera de educar. Más bien estos comentarios suelen ir contra vuestra manera de educar. Algunos de esos comentarios se han convertido en los típicos mitos y leyendas contra una crianza respetuosa. Veamos algunos de ellos. Seguro que os suenan.

Normalmente, siempre existe una persona en nuestro entorno que tiene la sensación que nuestro bebé es un tirano que ha venido para fastidiarnos la vida a todos y que, antes de que eso pase, es mejor que nosotros se la fastidiemos a él. Suele ser una persona que sonríe de medio lado cuando le llevas la contraria, que acompaña esa semisonrisa con una falta de escucha activa y que tiene una ámplia probabilidad de repetir esos falsos consejos en el futuro.

MITO 1: «NO LO COJAS TANTO, QUE LO VAS A MAL ACOSTUMBRAR». FALSO.

CONSEJO: Coje a tu bebé siempre que lo necesite y siempre que puedas hacerlo. Cuanto más; mejor. Abrázalo con amor. Que se sienta seguro. Que se sienta querido. Puede cogerlo el padre, la madre, los hermanos,…

40049700_457221951432121_5334393619795148800_n
Esta mañana con mi hijo pequeño Aran. A parte de cogerlo cuando lo necesita o lo pide es un placer y una satisfacción tenerlo en brazos y saber que se siente seguro y relajado.

¿POR QUÉ? Tu bebé ha estado durante nueve meses gestándose a 36 grados de temperatura rodeado por el cuerpo de la madre alrededor de todo su ser. Necesita que lo cojan para ir haciendo tranquilamente la transición hacia la autonomía. Como todo en referencia a la crianza respetuosa, todas las transiciones se deben hacer poco a poco y de manera gradual. Después del nacimiento del bebé, debe acostumbrarse al nuevo mundo de manera gradual.

MITO 2: «QUE NO DUERMA CON VOSOTROS, QUE LUEGO NO HAY QUIÉN LO SAQUE». FALSO.

CONSEJO: Estudiad en familia la posibilidad del colecho. Dónde y durante cuanto tiempo.  Valorad y analizad si os sentís cómodos con esa posibilidad. Qué puntos existen a favor y qué puntos en contra. Hay muchas herramientas de ayuda para practicar el colecho como cunas supletorias que continúan la cama de matrimonio.

¿POR QUÉ? La razón es fácil. El bebé viene programado genéticamente de impulsos y reflejos. Uno de ellos es el de supervivencia. Para sentirse seguro y que puede sobrevivir deberá sentir el calor humano del padre o la madre. Por mucho que le expliquéis que eso era en la prehistoria y que en la época actual no existen peligros o depredadores nocturnos dentro de casa, estoy seguro que su programación genética tendrá mayor fuerza que vuestro discurso incomprensible para el bebé #ModoIrónicoON. Como escuché al conocido pediatra Carlos González en una conferencia no existe ningún preso que el motivo de su encarcelamiento fuera: «durmió con sus padres hasta los cinco años». Un bebé que duerme tocando a sus padres será un bebé que no llora y, por lo tanto, que se siente seguro y tranquilo.

MITO 3: «NO LE DES TANTO EL PECHO, QUE YA ES GRANDE». FALSO.

CONSEJO: Dale el pecho hasta que te sientas cómoda. Analiza internamente si estás atendiendo a tu reloj biológico o a lo que te dicen los demás. Escúchate y hazte caso. En el fondo, tu mejor que nadie sabe lo que necesita tu hijo/a.

¿POR QUÉ? Hasta los seis meses e incluso hasta el año la lactancia materna puede ser el único alimento. Posteriormente es el complemento ideal para la introducción gradual de los alimentos. Sigue las recomendaciones de la OMS:

«Para que las madres puedan practicar el amamantamiento exclusivo durante los seis primeros meses, la OMS y el UNICEF recomiendan:

  • Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida;
  • Practicar el amamantamiento exclusivo, es decir, proporcionar al lactante únicamente leche materna, sin otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua;
  • Dar el pecho cuando el niño lo reclame, ya sea de día o de noche;
  • No utilizar biberones, tetinas o chupetes.

La leche materna es el primer alimento natural de los niños, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante sus primeros meses de vida y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año y hasta un tercio durante el segundo año de vida.

La leche materna promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, además de proteger al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas. La lactancia natural exclusiva reduce la mortalidad infantil por enfermedades de la infancia, como la diarrea o la neumonía, y favorece un pronto restablecimiento en caso de enfermedad. La lactancia natural contribuye a la salud y el bienestar de la madre, ayuda a espaciar los embarazos, disminuye el riesgo de cáncer ovárico y mamario, incrementa los recursos de la familia y el país, es una forma segura de alimentación y resulta inocua para el medio ambiente.

La lactancia materna es a la vez un acto natural y un comportamiento que se aprende. Abundantes investigaciones demuestran que las madres u otras cuidadoras necesitan un apoyo activo para instaurar y mantener un amamantamiento adecuado. En 1992, la OMS y el UNICEF pusieron en marcha la Iniciativa «Hospitales amigos del niño» con la idea de favorecer la lactancia natural ayudando a las mujeres a ejercer el tipo de maternidad que lo propicia. Esta iniciativa está contribuyendo a que la lactancia natural exclusiva gane terreno en todo el mundo. Combinada con medidas de apoyo en todos los eslabones del sistema de salud, puede ayudar a las madres a mantener este modo de alimentación.»

MITO 4: «DALE EL PECHO CADA TRES HORAS, QUE SE MAL ACOSTUMBRA». FALSO.

CONSEJO: Como también recomienda la OMS, la lactancia materna debe ser a demanda. El bebé es quien mejor sabe cuando y cuánto debe lactar. Sencillo y muy cómodo.

¿POR QUÉ? De igual manera que el sueño, el bebé sabe perfectamente cuando necesita sus nutrientes. Como éstos los proporciona única y exclusivamente la lactancia materna, él los solicitará y demandará cuando los necesite. Cuando un bebé llora porque tiene hambre no tiene que esperar una hora porque no le toca. Debe lactar porque se lo está pidiendo su cuerpo.

Y estos cuatro mitos me ha dado tiempo hoy. A medida que los vaya viviendo y recordando os los iré compartiendo. Como siempre pasa, no es posible satisfacer siempre las necesidades de nuestro pequeño, pero por lo menos, es bueno saber que es así. ¿no?

Y, ya sabes: !cógelo, duerme con él y lactancia materna a demanda al poder!

camina

Nuestra genial experiencia en la Casa de Partos de Martorell

Hace ocho días que nació nuestro tercer hijo: Aran. Desde antes de quedarnos embarazados teníamos muy claro como queríamos que fuera todo el proceso de ese momento tan especial como es el nacimiento de un hijo: lo más respetuoso posible con los procesos de desarrollo natural. Para ello nos estuvimos informando de manera muy intensa para ver cómo y dónde podíamos vivir el acompañamiento de ese proceso. Después de muchas visitas, llamadas, conversaciones con amigos y amigas sobre sus experiencias: en casa, en el hospital,… decidimos que optaríamos por la Casa de Partos del Hospital Sant Joan de Déu de Martorell y no podemos estar más agradecidos.

¿Por qué?

Ainhoa y yo nos dedicamos al mundo de la educación y de la psicología desde hace casi veinte años. Esa ha sido nuestra profesión pero también nuestra pasión. Durante todo ese tiempo hemos tenido mucho interés para profundizar en la innovación educativa y en sus bases científicas.  La innovación educativa se centra en siete puntos básicos del famoso artículo «The nature of learning» (2010), pero ese es otro tema… la cuestión es que esos puntos básicos surgen de los últimos estudios de cómo se aprende en relación a los procesos de desarrollo cognitivo, físico y psicosocial. La base es que el acto educativo debe respetar claramente todos esos procesos de desarrollo. Durante ocho años fui profesor colaborador de la UOC específicamente de esa materia: Psicología del Desarrollo. Ello me proporcionó todavía más evidencias de la importancia de respetar los procesos de vida de cada persona para poder optimizar los contextos educativos.

Y aquí existe un paralelismo perfecto entre la innovación educativa y la innovación en obstetricia en nuestro país. La tradición frente la innovación, el «como se ha hecho toda la vida» frente a «nuevas evidencias científicas», la conservación frente al cambio, el miedo frente a la renovación.

No podíamos optar por otra manera de enfocar ese momento tan importante de nuestras vidas. Optamos por la innovación, por las evidencias científicas, por los procesos respetuosos, por el empoderamiento. Y pasamos a informarnos de ello.

El proceso

El nacimiento de nuestro primer hijo, Aleix, fue inducido sin necesidad en la semana 41. Nos pilló novatos y desinformados. De ello hace más de once años. Confiando ciegamente en los profesionales que se ocupaban. Está bien confiar, pero no ciegamente.

El nacimiento de nuestro segundo hijo, Marc, fue natural. Teníamos un poco más de información y teníamos más claro lo que queríamos. Pero aún así, el nacimiento en el centro hospitalario no fue para nada respetuoso con lo que el proceso significa. Más bien fue traumático e incluso desagradable en muchos momentos.

El nacimiento de nuestro tercer hijo, Aran, fue natural y respetuoso. Para ello nos informamos muy bien. Fuimos a diversas visitas guiadas de hospitales (muy recomendables para ver hasta que punto se respetan los procesos o no, las instalaciones, el acercamiento de la persona que hace la presentación, la relación con el equipo,…). Ainhoa se leyó varios libros, pero uno de los que os podemos recomendar es el siguiente (lo cogimos prestado de la Biblioteca de Cardedeu):

Pese a ser un libro muy antiguo (2002) está muy bien fundamentado científicamente. Ainhoa me iba apuntando en todo momento sus descubrimientos. Nos ayudó para ver qué papel me tocaba jugar a mi como padre y pareja y también cómo se debía acompañar el proceso natural por parte de las comadronas. Lo que leímos fue tal cual se siguió en la Casa de Partos del Hospital de Martorell.

Nuestro inicio con la Casa de Partos del Hospital de Martorell

Todo empezó con la visita que nos presentó Roser el 13 de junio de 2018. Sabíamos que para empezar la asistencia y seguimiento debíamos estar en la semana 37. Ese 13 de junio era nuestra semana 36, así que todo parecía estar de cara. La reunión nos encantó  y, como decía, siguiendo los paralelismos que podemos ver con el mundo de la educación. La presentación tenía una disposición en circunferencia (ya dijimos: ¡Bien!), sin presentación de power point (seguimos: ¡Bien!), con una ronda de presentaciones de los que allí estábamos (¡mejor!). La presentación fue un encuentro abierto entre todas las personas asistentes, donde había un diálogo distendido e interés por quiénes éramos y por qué habíamos asistido a la reunión.

En esa presentación nos dijeron los requisitos para poder acceder a la casa de partos: negativo de estreptococo, no posición de nalgas, a partir de la semana 37,… todo estaba bien, excepto el segundo: Aran venía de Nalgas.

Primeras visita con Sara y sesiones de grupo con el equipo

La primera visita ya fue todo amor. Sara nos recibió con un abrazo y con mucho interés por conocernos. Ya nos dijo que debía conocernos bien para poder acompañar nuestro proceso mejor. Nos encantó. No sólo por el valor humano y la gestión emocional, también por todo lo que nos decía que la validaba como una persona con grandes conocimientos profesionales. En todo momento manifestó que confiaba en que Aran se daría la vuelta y que podrían acompañarnos en el proceso. Nos dio muchas orientaciones y «deberes» para hacer: moxibustión, ejercicios varios, … Los seguimos con más ilusión que éxito. Finalmente, conseguimos que nos hicieran una versión cefálica externa (VCE) en que Aran quedó bien colocado, ya hasta el nacimiento final. Sobre ésto ya hice una entrada en el blog.

En las siguientes visitas con Sara fuimos trabajando diferentes apartados que nos ayudaron con el acompañamiento del proceso del nacimiento de Aran, y sobretodo, de acompañar a Ainhoa en este camino. Nuestra vivencia fue genial en todos los aspectos, en los que vivimos:

  • Sesiones de Mindfulness: Nos enseñaron a aplicar técnicas de Mindfulness i relajación (meditaciones guiadas) en pareja.
  • Sesiones de Aromaterapia: Nos enseñaron a diseñar nuestras propias combinaciones (salvia, lavanda,…) en función de las necesidades, así como los puntos y la forma en que aplicarlos (en masaje, reflexología, baños relajantes,…).

Lo mejor de estas sesiones es que se realizaban todas ellas en la preciosa casa de partos que tienen. El espacio se hacía muy familiar tras cada visita y cada sesión de trabajo. Además, las sesiones eran con otras cuatro o cinco parejas. Podíamos intercambiar vivencias, experiencias y complicidades. Fue todo un regalo.

En cada sesión o visita íbamos conociendo a nuevas personas del equipo de la casa de partos. Podemos decir que todas tienen el mismo perfil y con cualquiera de ellas nos hubiéramos sentido perfectamente acompañados en nuestro proceso.

La fecha se acerca. A partir de la semana 39

Después de las primeras sesiones y visitas, la semana 40 se acercaba. Pese a seguir el seguimiento con la ginecóloga habitual, ya nos centramos a trabajar exclusivamente en la Casa de Partos. En una de las sesiones, Sara nos envió el Plan de Parto, para que lo pudiéramos revisar e imprimir. Es muy aconsejable leerlo y llevarlo impreso. Estoy seguro que muchas ginecólogas y comadronas lo desconocen, pese a ser editado por el Ministerio de Sanidad. Os lo adjunto a continuación:

Plan de Parto para el Nacimiento

Y llegamos a la semana 40. Nuestras ilusiones iban en aumento y la preparación de nuestro proceso seguía su camino. La dilatación y preparación iba bien, pero el momento parecía no llegar. En esta fase acompañaron a Sara dos miembros más de su equipo: Stefi y Andrea. Ellas nos acompañaron con lo que llamaban coloquialmente su «pack de inducción». En cada visita lo hacíamos y me enseñaban a hacerlo para poder acompañar a Ainhoa en ayudar a Aran a colocarse para poder salir. El pack de inducción consistía en:

  • Ejercicios de manteo (en el suelo, apoyada en una mesa, a cuatro patas…).
  • Masajes con aromaterapia.
  • Meditaciones guiadas.

Stefi, Sara, Andrea,… y todo el equipo nos ayudaron muchísimo. Con mensajes de respeto, de confianza, de empoderamiento para la madre, de orientaciones para el padre. Al entrar en esa sala, ya nos sentíamos como en nuestra propia casa.

Así pasó la semana 40 y la 41. Todavía no era el momento de Aran para salir, parecía estar muy a gusto en ese entorno tan seguro y calentito. Así que, las visitas se intensificaron cada 48 horas al llegar a la semana 41.

Nos acercamos al límite: Semana 41

Lunes, miércoles y viernes fueron las visitas programadas. En todas las visitas hicimos los monitores. Cuando en una sesión alguien dijo, tenemos «correas», una de ellas nos dijo: «No, tenéis monitores, las correas son para otra cosa».

Nuestra costumbre en otros hospitales es que te llevan a una sala con cuatro o cinco pacientes más y te dejan allí solos con la monitorización unos veinte minutos. En la Casa de Partos una de las comadronas te acompaña personalmente durante toda la monitorización y aprovechan para preguntar y tratar todo el proceso, resolviendo dudas y continuando con el empoderamiento de la madre. En este punto me gustaría hacer un inciso como psicólogo. En las terapias psicológicas humanistas se caracterizan por tratar al tradicional «paciente» como «cliente», ya que es alguien que no padece algo  sino que es alguien a quien empoderar y acompañar para que pueda extraer sus mejores estrategias para resolver un posible quiebre. En la Casa de Partos nunca nos sentimos como «pacientes». Siempre fuimos «clientes».

Después de la monitorización hacíamos en «kit de inducción» comentado anteriormente, que luego practicábamos en casa. También fueron preciosos momentos que vivir en pareja. Siguiendo el protocolo del Hospital, hacíamos seguidamente una ecografía y visita con el ginecólogo. Tanto Llorenç como Gerard nos trataron magníficamente y teniendo en cuenta el trabajo de la Casa de Partos.

Nos acercamos a la semana 42. 

El equipo de comadronas ya eran como alguien más en la familia. Nos dieron las herramientas que nos faltaban: seguridad, herramientas, estrategias, empoderamiento,… pero de lo que más agradecidos estamos es del contacto directo con ellas. Des del primer momento nos facilitaron un número de teléfono al que llamar ante cualquier duda. El hecho de conocer a casi todo el equipo te daba la tranquilidad de tener a alguien conocido al otro lado del teléfono.

Así, llegamos al domingo 5 de agosto. Nos quedaban dos días para pasar de la semana 42, con lo que el parto ya no sería posible en la Casa de Partos y tendríamos que practicar una inducción ordinaria siguiendo el protocolo establecido. Pero no fue necesario. Sobre las 15:30 horas las contracciones empezaron a ser diferentes. Ya no eran aquellas contracciones que te dejan sin habla, pero que son de intensidad baja. Pasaron a ser unas contracciones más fuertes. Así, llamamos por teléfono y pudimos hablar con Stefi. Viendo que estábamos a cincuenta minutos de Martorell, decidimos salir rápidamente mientras Stefi y Andrea preparaban la Casa de Partos para vivir el momento tan esperado.

Andrea compartiendo el «kit de inducción» en la Casa de Partos.

Y Aran por fin llegó

La experiencia con nuestro segundo hijo, Marc, nos hizo preveer la situación (nació en una hora aproximadamente a partir de las primeras contracciones dolorosas), así que estábamos preparados para cualquier cosa. Teníamos tres hospitales de camino, por si veíamos que no íbamos a llegar allí, como así fue. Las contracciones fueron aumentando en el coche de manera muy fuerte y decidimos parar en el Hospital de Mollet, viendo que Aran quería salir tan rápido como su hermano Marc. Y así fue. No pudimos llegar a Martorell y Aran nació en Mollet del Vallès, a los cinco minutos de parar frente a urgencias. La seguridad y empoderamiento que nos dieron nos ayudó a pedir que se garantizara todas nuestras necesidades (sin oxitocina, sin vía, piel con piel inmediata, expulsión de placenta sin oxitocina, respeto por la postura deseada por la madre)… y la atención de las comadronas de Mollet fue también muy acertada.

Cuando pude, envié un whatsapp a Stefi y Andrea diciéndoles que Aran no pudo esperar (menuda paradoja) y decidió salir en Mollet. Sentimos que la ilusión que teníamos era compartida por ellas y la lástima de no haber podido disfrutar de toda la preparación que nos habían hecho. Sabemos que era preciosa. Sabemos que era genial. Desde nuestra habitación en el Hospital de Mollet, teníamos estas vistas de la Serralada Prelitoral que, curiosamente, estaban preciosamente pintadas en la habitación de la Casa de Partos. Fue como estar allí.

WhatsApp Image 2018-08-06 at 12.48.10

Vistas desde la habitación del hospital

A las pocas horas del nacimiento de Aran fue precioso poder seguir con todo ese empoderamiento. Sobre nuestra vivencia de ser padres. Aleix y Marc pudieron hacer y compartir el «piel con piel» con Aran creando un precioso vínculo, compartiendo nuestras «ruedas de las emociones» para analizar lo que ha pasado, como nos sentimos, qué necesitamos, y qué solicitamos a los demás miembros de la familia en este acontecimiento que ha modificado el equilibrio de nuestro sistema familiar. Después de estos primeros días en que nos estamos adaptando a ser cinco en casa, podemos decir que está siendo una experiencia preciosa que no hubiera podido ser la misma sin el acompañamiento y empoderamiento que recibimos de la Casa de Partos.

Y con este escrito queremos agradecer especialmente la tarea de Sara, Andrea, Stefi, Roser,… de todo el equipo de la Casa de Partos del Hospital Sant Joan de Déu de Martorell. Sois un ejemplo a seguir. Sois innovación y profesionalidad. Sois respeto. Sois todo amor y vocación.

Os debemos una visita para presentaros a Aran y para deciros que siempre formaréis parte de este trocito tan importante de la vida de nuestra familia.

6ea21547-14fa-4c83-a8cc-2f60d1ad518e

Cuadro de Rosa Hernández Matalama («pipilota») de Aleix, Marc i Aran (5-8-2018).

 

camina

La importància de conèixer les etapes de desenvolupament

IMG_0963.jpg

Fotografia: Manu Vicente Pascual

¿Acudiríamos a un cirujano que no tenga ni idea de anatomía humana? La respuesta es clara: de ninguna manera. Sigamos preguntando. ¿Acudiríamos a una maestra que no sabe cómo aprende un niño? La respuesta seguiría siendo clara: de ninguna manera. Entonces, ¿por qué un padre o una madre que tiene una tarea de educar lo que más quieren en el mundo no saben cómo es un niño?

La sociedad actual ha tendido a delegar estos procesos a las escuelas y otros agentes sociales, desempoderándose como família. En los últimos años parece estar cambiando esta tendencia, mostrando mayor interés de los progenitores en los procesos implicados en el desarrollo de los niños y niñas. Es esta entrada daré un mapa muy simplificado de las etapas del desarrollo y de las características principales de cada una de ellas. Es nuestra obligación como padres y madres conocerlas y reconocerlas en nuestros pequeños. Es imprescindible para acompañarles correctamente sin generar quiebres presentes y futuros (problemas emocionales, bloqueos de aprendizaje o de autoestima y autoconcepto).

En algunas ocasiones alguna familia me preguntaba irónicamente porqué no nacían los niños con un manual de instrucciones bajo el brazo. Nadie nace con el conocimiento de ser padre o madre pero si con la intuición natural. Mi respuesta era que existen muchísimos “manuales de instrucciones” pero hay que saber buscarlos. En mi caso me ayudó mucho la carrera de psicología y ser profesor universitario en la materia, evidentemente, pero también algunos libros que iré recomendando en el bloc y en el libro que estoy escribiendo.

Durante años se ha estado estudiando el desarrollo humano. En los últimos años el estudio de las neurociencias y la implicación en la educación no ha dejado de crecer. Saber las características del momento de la vida en que se encuentra la persona es clave para poder relacionarnos de manera óptima y con un sentido de empatía altísimo.

Me gustaría compartir con vosotros un ejemplo muy claro que yo he vivido como cualquier docente de secundaria. Pongámonos en situación. Imaginemos una clase de veinticinco chicos y chicas de doce o trece años en una clase de secundaria. El profesor explica una actividad:

“Ahora vamos a hacer grupos de cuatro personas para investigar más sobre las emociones. Para investigar podréis utilizar los móviles”.

Dicho esto, es casi seguro que más del 50 % de los chicos y chicas meterán mano en el bolsillo o mochila para sacar el móvil dejando de escuchar la explicación que continúa haciendo el profesor. El profesor se enfada con el grupo y les riñe:

“¿Alguien ha dicho que ya podíais sacar el teléfono? ¿Podéis estaros quietos y escuchar? Es que no he dicho ni dos frases y ya no escucháis, ¿eh?”.

La clase ya comienza con un ambiente emocional negativo. ¿Qué es lo que ha ocurrido aquí? La respuesta es muy sencilla: “lo que tenía que pasar”.  Si el docente sabe y entiende que en ese momento del ciclo vital se está produciendo una revolución neuronal en el lóbulo prefrontal y que se caracteriza manifestándose conductualmente en impulsividad, seguramente su predisposición, explicación y resolución se adaptaría al momento evolutivo de los chicos y chicas del aula.

En mi experiencia en el aula, a menudo les comentaba que si eran impulsivos era por el momento del ciclo vital que estaban viviendo. Y que si sentían esa necesidad de satisfacer un impulso era porque el crecimiento de su cuerpo y de su cerebro así lo predispone. Saber que son capaces de entender esto les ayudaba a sentirse comprendidos y a que ellos mismos fueran conscientes en su identificación. A menudo, si me sucedía algo así el el aula, con sólo decir: “vuestro lóbulo prefrontal os está dominando, ¿verdad?”, eran capaces de controlar ese impulso entre sonrisas. El clima del aula era tranquilo y se vivía esa impulsividad como una oportunidad de identificarnos en su propio desarrollo y como algo fruto del ansia por aprender y por participar.

Así, conocer el momento del desarrollo en que se encuentra nuestro hijo o hija o nuestro alumnado nos dará muchas herramientas. En el libro que estoy escribiendo, lo detallaré con ejemplos, pero permitidme alguna recomendación:

PIAGET, J. (1985): Escritos para educadores. Barcelona. Editorial Eumo.

PERINAT, A. (2014): Psicología del desarrollo. Un enfoque sistémico. Barcelona. Ed. UOC.

¡Un abrazo!

camina

Treballar l'empatia i les emocions: «Vine amb mi, Nuka»!

Fa un any i mig que Nuka va arribar a casa. En un fòrum de veïns es va compartir que Nuka buscava una llar on poder viure quan tenia només 3 mesos. Ràpidament li vam oferir el nostre i, encara que a el principi es va menjar mitja casa, no podem estar més contents. Sobretot pel que suposa per als petits.

Des d'un primer moment ens vam informar de la raça d'Nuka: 1 Border Collie. No teníem ni idea de gossos, així que investiguem per veure què podíem fer i com podíem satisfer les seves necessitats, ja que anava a ser «una més» en la família. I així ha estat. Ja és «una més» en la família.

Treballar l'empatia és fàcil amb Nuka. Els nens han de pensar què necessita, com és, quan reacciona malament i quan reacciona bé. Però Aleix, de 11 anys, ha anat més enllà. Ha investigat com poder ensenyar-coses, ja que és una gossa molt activa. Necessita molt passejar, córrer, jugar, ... Investigant, investigant ... Aleix va descobrir a una Youtuber, «Hiro, Border Collie». Adriana és la seva entrenadora ia casa ja la coneixem bé. Aleix ha après amb ella com anar ensenyant a Nuka diferents coses. Però també a comprendre-la millor.

Una pràctica genial d'empatia i de saber-se posar al lloc de l'altre.

Us deixo una petita mostra del que Aleix ha ensenyat a Nuka.

[Youtube = »https://youtu.be/cDaKfjiEr6Q»]

camina

'Alerta educativa': restaurants plens de pantalles

Sabes que han llegado las vacaciones en la escuela cuando vas a una terraza o a un restaurante y ves a familias comiendo, cenando o tomando algo con una pareja hablando distendidamente y los hijos e hijas estan con el móvil o la tablet desde que se sientan hasta que se levantan. Durante el año se observa mucho esta práctica cada vez más generalizada pero en estas épocas se multiplica. La alienación que ello puede provocar en los pequeños es muy peligrosa. Si queremos que sean partícipes de la familia deben formar parte de nuestras conversaciones y compartir todos los momentos que se viven en conjunto. Los peligros que corremos con estas actitudes son varios y muy poderosos:

– No disfrutan de lo que es compartir ese momento en família. Y, por lo tanto, no se valoran.

– Se aprende que se está alienado de la família. Se vive a parte, por lo que no se les podrá pedir a posteriori que sean partícipes por voluntad propia.

– Las pantallas como refugio. No es lo mismo evadirse que que te evadan.

– Falta de estrategias para disfrutar, compartir, respetar,… un debate o una tertulia en família. Las conversaciones con los hijos e hijas son una oportunidad increíble para fomentar la estabilidad y cubrir sus necesidades. Sentirse querido, apoyado, acompañado y no alienado.

Podríamos encontrar muchos más factores si entramos en una reflexión más profunda, pero es que cada vez que lo veo siento que se me estremece el corazón. Cada día lo veo y me preocupa. Por eso creo que los restaurantes deberían tener un cartel en la entrada que diga:

‘COMPARTA ESTE MOMENTO EN FAMÍLIA, QUÍTENLES LAS PANTALLAS’.

(Como siempre, reservémonos el derecho a la imperfección, pero no el de la generalización de dicha imperfección ??)

Las pantallas alienan a nuestros pequeños de la realidad a la que luego les exigimos que vuelvan.
Las pantallas alienan a nuestros pequeños de la realidad a la que luego les exigimos que vuelvan.
camina

Convertir el embarazo en un precioso lienzo

Hoy hemos tenido una visita preciosa. La ilustradora, pintora y maestra Rosa Hernández Matalala (más conocida como «Pipilota») ha venido a casa para plasmar su arte y creatividad con nuestro embarazo. Ha sido precioso. Tanto el proceso como el resultado.

En la ilustración ha representado a Aleix abrazando a Marc por detrás observando cómo Aran se coloca. Así es como Rosa lo ha imaginado y con la intuición que tiene (con el nombre de Aran, ella ya sabe que tiene algo de «bruja») seguro que se va a parecer. Conociendo que Aran venía de nalgas y que la semana pasada tuvimos que hacer una versión cefálica externa, ha representado a Aran estirando los brazos y preparándose para nacer. El resultado final es precioso, ¿no?

Y qué decir del proceso… Durante la ilustración, durante las pinceladas gordas, Aran se movía y se estremecía. Como si supiera y sintiera por donde iba el pincel (¡seguro que lo sentía!). Con la pintura de los detalles, Aran parecía relajarse y dormir. Durante todo el proceso nada mejor que una buena charla entre madre y artista que situaba cada trazo en un regalo de meditación: viviendo el aquí y ahora como nunca en un ambiente de relajación e ilusión.

Y, ¿cuál era mi papel? Disfrutar observándolo y recogiendo los detalles con unas fotos.

¿Queréis uno? Pues ya sabéis… contactad con Pipilota.

 

camina

Regalos y regalos: los cumpleaños de nuestros hijos

Durante mucho tiempo hemos podido ver diferentes maneras de enfocar los cumpleaños infantiles: fiestas en casas, en parques, en zonas de juegos, en restaurantes de comida rápida, con toda la clase, con unos amigos y amigas, con familia, sin familia, con 25 regalos abiertos frenéticamente, con un único regalo de parte de todos, sin regalos,… Con la idea de pasar un día especial, ¿somos siempre conscientes de lo que estamos transmitiendo?

Hace ya unos cuantos años que tenemos por costumbre regalar algo hecho por los niños con nuestra ayuda preferiblemente de manera manual y con el máximo de materiales reciclados. Después de meditarlo optamos por esta opción por diversos motivos:

– Da valor al regalo: ha costado un esfuerzo fruto de la propia creatividad.

– Pienso en tí: deseo de crear algo que agrade a la otra persona. Se trata de tener presente la empatía.

– Sostenibilidad: se pueden hacer maravillas con aquellas maderas viejas, cartones, clavos,… Comprar es fácil. Crear es más difícil, pero más satisfactorio.

– Complicidad: las ideas que podemos apoyar, complementar y acompañar los padres crean complicidades y comunicación, historias cercanas y establecer raices que nos sostienen pero que no nos inmobilizan.

– Valor: las cosas cuestan tiempo y esfuerzo. Valen lo que hemos vivido que cuestan. Ir a la tienda y que lo compren los padres es fácil. Crearlo yo mismo es costoso y difícil. El valor de ambas cosas es muy diferente para un niño.

– Autoestima: soy capaz, soy útil y sé hacerlo. Me equivoco. Lo acepto y lo mejoro.

Hoy hemos estado preparando durante toda la mañana un regalo de cumpleaños para una compañera de clase de Aleix. Mañana lo celebran y tenía mucha ilusión en preparar una manualidad con una amiga, su hermano y nuestro apoyo. Recordó una de mis ‘batallitas’ en que le explicaba que muchas veces me tenía que hacer mis propios juguetes, debido a la situación muy humilde de mi procedencia. A menudo era una buena solución en mi infancia. Recordó cuando le expliqué que me hacía juegos de ‘pinball’. Y quiso hacer uno para su amiga. Un par de maderas recicladas, unos clavos, unas gomas de hacer pulseras, dos pinzas y su ya inseparable pistola de silicona. Un gran ‘pinball’ que han hecho con esfuerzo, ilusión y mucha creatividad. Os dejo un vídeo con algunas imágenes del proceso. Y, al final, unas piruletas de caramelo de fresa caseras. Me las enseñó a hacer mi madre de niño. Y yo, hoy, a ellos. Seguro que algún día ellos podrán hacer lo mismo en el futuro.

Ha sido un día genial. ¡Esperemos que mañana le guste el regalo a su amiga! ¿Quereis jugar?

[youtube=’https://youtu.be/2nWxq7So7a8′]

¡Ah! Y si un día no hay tiempo y hay que comprar un detallito… ¡tampoco se acaba el mundo!